¡Jeb! ON SUICIDE WATCH